Av Presidente Masaryk 18 Rincón del Bosque, Polanco V Secc 11580 CDMX
(52 55) 2454 9077

5 razones para evaluar la madurez de la RS en tu empresa usando la ISO 26000

Hace ya una década que se publicó la Norma Internacional de Responsabilidad Social (RS), ISO 26000. La aprobación de esta norma en 2010, fue una gran noticia en materia de RS porque implicó el esfuerzo de cinco años de trabajo de expertos provenientes de 99 países, representados en seis grupos de interés: Consumidores, Gobierno, Industria, Organizaciones de la Sociedad Civil, Trabajadores y otros (servicios, universidades, investigación, etc.).

A pesar de promover un entendimiento común en el campo de la RS y ayudar a las organizaciones a incorporarla como un principio de buena gestión, sin importar su tamaño o si son públicas o privadas; la realidad es que al menos en México, no logró posicionarse como “el referente en Responsabilidad Social”, quizá porque no es certificable o porque como lo señala Antonio Vives, nos aburre lo viejo y nos gusta lo nuevo, y ante la aparición de más y más herramientas, Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), Principios de Pacto Mundial, indicadores GRI, SASB, entre otros, la ISO 26000 fue perdiendo popularidad.

Visión esquemática de la ISO 26000

Sin embargo, esta norma es una excelente guía para que cualquier organización comience a involucrarse en RS y pueda evaluar su nivel de madurez y con ello, planificar los siguientes pasos, tal y como lo han hecho Alstom, CEMEX, HEINEKEN México, y empresas de Grupo Bal por mencionar algunas. Así que te queremos compartir las cinco razones por las que la ISO 26000 proporciona una tomografía en RS:

  1. Tiene más de 800 recomendaciones. Si bien no es una norma certificable, orienta a las organizaciones a actuar de manera ética y contribuir al desarrollo sostenible sin importar el tamaño ni el país en el que se encuentre la organización, es decir, es de alcance internacional. (Ojo: Se puede certificar el Sistema de Gestión de la RS con IQNet SR10, basado en las propias recomendaciones de ISO 26000).
  2. Establece 7 principios que hacen hincapié en la importancia de reconocer la responsabilidad social y usar la debida diligencia al momento de tomar decisiones, no solo en la organización sino en toda su esfera de influencia, estos principios son:
    • Rendición de cuentas
    • Transparencia
    • Comportamiento ético
    • Respeto de los intereses de las partes interesadas
    • Respeto al principio de legalidad
    • Respeto a la normativa internacional de comportamiento
    • Respeto a los derechos humanos
  3. Promueve el reconocimiento de los stakeholders para identificar a las personas y organizaciones que se ven o podrían verse afectadas por las decisiones y actividades de la organización, con el fin de cuidar sus impactos reales y potenciales en ellas así como atender sus necesidades y expectativas en alineación a la estrategia del negocio.
  4. Propone la integración de siete materias fundamentales en las prácticas de la organización: Gobernanza, Derechos Humanos, Prácticas Laborales, Medio Ambiente, Asuntos de Consumidores, Prácticas Justas de Operación y Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad; ayudando a que la RS sea entendida de forma transversal y colaborativa a través de las diferentes áreas involucradas en su gestión.
  5. No está peleada con los ODS, al contrario, proporciona orientación sobre cómo contribuir al Desarrollo Sostenible. Aunque la ISO 26000 se desarrolló antes de la Agenda 2030, en 2016 un grupo de especialistas argentinos elaboró una guía de alineación entre los ODS y la ISO 26000: puedes consultarla aquí.

Si aún te quedan dudas para usar la ISO 26000 al momento de evaluar la madurez de la RS en tu empresa, te compartimos un extra:

Beneficios de usar ISO 26000

  • Para grupos empresariales, como Bal, permite evaluar de forma homologada las prácticas en RS, sin importar los diferentes sectores de sus compañías y construir una estrategia a nivel grupo, sustentándose con indicadores de gestión y en alineación a las recomendaciones establecidas en la norma ISO 26000.
  • Brinda la oportunidad de entrar a profundidad al análisis de un par de materias fundamentales y sus siete principios como fue el caso de Alstom, Cemex y HEINEKEN México, involucrando a las áreas estratégicas de la empresa en el diagnóstico y analizar también, los impactos en la cadena de valor. 
  • Establece la relevancia de unificar y consolidar la información que se tiene a nivel interno sobre sostenibilidad y RS, logrando que las áreas trabajen juntas, se entiendan conjuntamente los retos en las materias fundamentales y se abra el diálogo sobre los retos y oportunidades para que la RS no sea un tema aislado sino bien integrado a la estrategia de la organización.
  • En síntesis, la inclusión de las recomendaciones de la norma ISO 26000 como buena práctica de gestión, ayuda a la organización a revisar y mejorar su desempeño en materia de RS, para posteriormente:
    • Mejorar la gestión de los riesgos (incluso disminución de litigios y sanciones legales).
    • Incrementar la confianza y satisfacción de los stakeholders al desarrollar relaciones más sólidas con ellos.
    • Tener mayor proactividad frente a las crecientes exigencias de sus socios comerciales tanto nacionales como internacionales
    • Mejorar la credibilidad de la comunicación en RS.
    • Integrar y documentar las iniciativas organizacionales que se tienen en RS.

Bonus adicional

El pasado 18 de noviembre, Grupo Bal y algunas de sus empresas: Fresnillo plc, GNP e Industrias Peñoles compartieron en un webinar las ventajas, retos y tips para llevar acabo un Diagnóstico en sostenibilidad usando ISO 26000. Si te perdiste el webinar, puedes acceder a la grabación aquí.

Cómo calificas el artículo:

Evalúa la utilidad del contenido de 1 a 5 estrellas

Promedio / 5. Conteo:

Sentimos que este artículo no sea útil para tí

Permitenos mejorar esta publicación

Te recomendamos

Comentarios